La otra cara del postparto

Posparto: lo que nadie te cuenta

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Después de tres largos trimestres de embarazo toca vivir y disfrutar de la ansiada maternidad. Eso si, no todo es de color de rosa. El postparto tiene problemas que nadie te cuenta.

Viene lleno de cambios físicos y emocionales. Tener un bebé en casa sin manual de instrucciones no será tarea fácil. 

Este largo camino por recorrer que te espera necesita una enseñanza previa y detallada para poder aprobar con nota. 

En este post te contamos algunas de las cuestiones que puede que no te hayan comentado y que te ayudarán a no sentirte el bicho raro de las madres. ¡No te lo pierdas!

Sangrado postparto

El sangrado postparto, también conocido como loquios, es una secreción vaginal. Está compuesta por moco, sangre y restos del revestimiento uterino originado durante el embarazo.

Suele durar unos 20 días y es normal que se expulsen ciertos coágulos de sangre durante el periodo. Al principio el sangrado es abundante. A medida que pasan los días se convierte en una simple menstruación. ¡No te asustes! Irá disminuyendo considerablemente. 

Contracciones postparto

¿Creías que ya se habían acabado? Lo cierto es que es posible que tu cuerpo tenga contracciones durante las 24/48 horas posteriores al parto. Aunque debes saber que pueden prolongarse algunos días más. 

Se las conoce como entuertos. Ahora te preguntarás ¿qué son? Pues son contracciones uterinas necesarias para la regresión del útero a su estado original y la recuperación total tras el parto. 

Si eres madre primeriza apenas las notarás. Sin embargo, son más evidentes y dolorosas a medida que se tienen más embarazos. 

Anotar que estas contracciones son normales e inevitables durante el postparto. No te alarmes, desaparecerán. Si lo necesitas puedes tomar algún analgésico para aliviarlas.

Dar el pecho al bebé 

Aquí hay mucha controversia pues depende mucho de cada madre. Hay bebés que se enganchan muy bien al pecho y otros que no lo hacen. 

Hay ciertos casos en los que la madre y el bebé necesitan conectar bien para que el amamantado transcurra con éxito. Esto puede llevar un tiempo. También hay casos en los que el enganche al pecho le produce un dolor intenso a la madre. Se pueden llegar a producir grietas e incluso fiebre en la subida de leche. 

Te recomendamos informarte de todo esto previamente con los cursos de preparación al parto o los talleres de lactancia. ¡Haz de la lactancia materna una experiencia inolvidable!

Cambios repentinos del estado de ánimo 

Una vez con el bebé en nuestros brazos las hormonas estarán a flor de piel. Nuestro estado de ánimo será muy vulnerable. Es muy normal pasar de una tristeza absoluta a una alegría plena.

Las madres después del parto suelen experimentar cambios repentinos a nivel hormonal, físico y psicológico. Es un proceso que ha de pasarse, pero si se convierte en un malestar general y no sabemos salir de ello, es recomendable acudir a un profesional. 

La depresión postparto es muy común. No debes alarmarte ni pensar que hay algo malo en ti. Un buen profesional sabrá como ayudarte en esta etapa. 

Incontinencia urinaria

Es muy habitual que después del parto tengas que ir más al baño. Es posible que un simple estornudo te haga salir corriendo al retrete. 

Lo cierto es que después del parto es normal sufrir incontinencia urinaria. Esto se debe al sobreesfuerzo al que han estado expuestos todos los músculos de nuestro cuerpo. En especial los del suelo pélvico. 

Recomendamos que pasada la cuarentena se acuda a un fisioterapeuta para una revisión del suelo pélvico. Así se puede prevenir y solucionar en la medida de lo posible este problema. Se aconseja realizar ejercicios para fortalecerlo y mejorar la situación. 

Cansancio

Es muy normal que durante las primeras semanas te sientas con menos energía de lo habitual. Estar cansada durante todo el día será algo a lo que tendrás que acostumbrarte para poder sobrellevarlo lo mejor posible. 

Dormir poco, estar alerta al bebé las 24 horas del día y las miles de responsabilidades que ahora tienes dejan huella. Pero aunque no lo creas, te recuperarás pronto.

A medida que el bebé crece y comienza a dormir durante más horas seguidas, recuperarás esas horas de sueño perdidas. Podrás aprovechar los momentos en los que tu bebé duerma para descansar. 

Esperemos que este artículo te haya sido de utilidad. Si necesitas saber algo más acerca del postparto o del embarazo en sí, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. ¡Estaremos encantadas de ayudarte!

Subscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu correo trucos y consejos. No hacemos spam.